Ir a la barra de herramientas

Reseña: Klaus

De la mano del director español Sergio Pablos, y producida por Atresmedia Cine y Aniventure, llega Klaus.

Una película que le aposto todo a intentar un regreso en la animación 2D y a mi parecer, un regreso triunfal, a nivel animación “Klaus” es una obra digna y hermosa, Sus dibujos suaves y memorables son excelentes, que recordaba a las películas clásicas de Disney y DreamWorks, la película tiene una animación 2D con un trabajo excelente, fluida, y una paleta de colores entrañable, que resaltaba cada situación de la película y provocaba una inmensa armonía.

Sim embargo a nivel historia “Klaus” no es la octava maravilla del mundo. La película nos muestra una narrativa sencilla: Una historia de madurez y responsabilidad presentándonos a un joven cartero llamado Jesper, que, gracias a sus actitudes arrogantes e irresponsables, es enviado por su padre a un remoto pueblo norteño para establecer una oficina de correos y así probar que merece la herencia familiar. En su estancia en el pueblo de Smirrensburg conoce a Klaus, un solitario leñador que Jesper hace que acceda a donar sus viejos juguetes a los niños del pueblo para hacerlos felices y para que de este modo el complete la condición de su padre.

Primeramente, el mensaje “Un acto de sincera bondad siempre conlleva otro” no me parece realista, dejando de lado que la película es orientada a un público infantil, la realidad es otra desgraciadamente, el mundo se mueve gracias a que las personas trabajan a cambio de algo. La situación de Smirrensburg es curiosa, pues el lugar está poblado de dos linajes de familias que llevan en disputa desde el principio, algo que no tomo para nada fantasioso, pues hoy en día, existen muchos sitios así, ejemplificando también que en muchos lugares son aferrados a sus tradiciones.

Jesper es un personaje atractivo y entrañable, un joven hijo de un padre rico, que cree que el mundo está a su disposición por tener este estatus social, que nos presenta una evolución de personaje a lo largo de toda la película, que después de vivir en Smirrensburg y de conocer a Klaus, paso de ser ese muchacho mimado a alguien bondadoso que valora a los demás y es un hombre de familia.

Klaus, el leñador solitario, es un personaje entendible, un anciano que deseaba mucho tener una familia y que por ciertos motivos no pudo engendrar hijos con su esposa, quien por mala suerte enfermo y falleció, y por esta razón no tiene mucho contacto con el exterior, Algo bastante humano, tanto que al no quedarle nada más que el espíritu de su esposa que lo guía en forma de viento, decide acceder a la petición de Jesper para donar sus juguetes a los niños.

Finalmente, Alva siento que es bastante unidimensional, pues solo está ahí en si para servir a un par de propósitos: ser la maestra y la chica con la que se va a quedar el protagonista, la hubiera tomado como personaje bidimensional si se le hubiera explorado más a fondo.

Related Articles